Telatiroplena.com, periodismo serio, social y humano.

Por: Deisy Fernández Orozco

Es preciso mencionar que nuestra sociedad está inmersa en un sin número de situaciones exigentes, que nos obligan a ir a un ritmo cada vez más acelerado   y es por eso que toda esta dinámica, no sólo se ve reflejada en el entorno exterior, sino que además repercute al interior de las familias y en cada persona desde su mundo individual. Por tal razón, el valor de la vida, puede llegar a deteriorarse para algunas personas, quienes desde  sus experiencias negativas, al no cumplir con las expectativas planteadas, empiezan  a construir un autoconcepto negativo  hasta el punto de experimentar sentimientos de minusvalía, lo cual podría conllevar a un suicidio.

Lo anterior recrea un panorama oscuro, pero es posible aprender a vivir de una manera más funcional y provechosa, cuando  somos capaces de reconocer nuestras habilidades, talentos y capacidades, estamos cultivando pensamientos positivos, que sin duda nos conducirán al éxito. Ahora bien. Esto no significa que en el camino no vayamos a tener tropiezos o dificultades, pero si confiamos en nosotros mismos, tendremos los recursos para afrontar cualquier situación y resolverla de la mejor manera.  Cuando amamos la vida, la valoramos y la cuidamos, no hay lugar a pensamientos disfuncionales y menos de muerte.

El suicidio es un evento que puede ocurrir por diversas situaciones, cada persona es dueña de un mundo único e irrepetible, compuesto por cargas emocionales y por experiencias que lo han podido marcar significativamente. Es muy complejo decir que existe una razón única, por la cual las personas se suicidan, sin embargo se necesita haber perdido por completo el deseo de vivir, sentir que ya nada importa, que no hay motivos para continuar, para tomar una decisión tan radical.

Valorar la vida, amarse, respetarse, tener un horizonte claro, tener sueños y ser capaces de entender que nuestra felicidad no depende de nadie sino de nosotros mismos, se convierten en un arma poderosa para prevenir el suicidio. Cuando hay motivos para seguir viviendo, no se contempla la muerte, por el contrario la vida cobra más valor.

¡AMA LO QUE ERES Y SI NO ESTAS CONFORME, LUCHA POR SER MEJOR!

Nota: El contenido de este artículo, es libre, espontáneo y de completa responsabilidad del Autor.

deisye2012@hotmail.com  Psicóloga Deisy Fernández.