Telatiroplena.com, periodismo serio, social y humano

Por: Jairo Eduardo Soto Molina

¿Acaso hemos puesto nosotros misiles cerca de Estados Unidos? ¡No! Ellos son los que han puesto misiles en nuestras puertas. ¿cómo se sentirían los estadounidenses sí pusiéramos nuestros misiles en la frontera entre Canadá y EE. UU. o entre México y EE. UU.? Vladimir Putin

En el corazón de la crisis de Ucrania se encuentra una pregunta fundamental sobre la naturaleza de la historia y la naturaleza de la humanidad: ¿es posible el cambio? ¿Pueden los humanos cambiar la forma en que se comportan, o la historia se repite sin cesar, con los humanos condenados para siempre a recrear tragedias pasadas sin cambiar nada excepto la decoración?

Una escuela de pensamiento niega firmemente la posibilidad de cambio. Argumenta que el mundo es una jungla, que los fuertes se aprovechan de los débiles y que lo único que impide que un país derribe a otro es la fuerza militar. Así fue siempre, y así será siempre. Aquellos que no creen en la ley de la selva no solo se engañan a sí mismos, sino que ponen en riesgo su propia existencia. No sobrevivirán mucho tiempo.

Los temores de una guerra nuclear o mundial devastadora aumentan con las horas. ¿En manos de quiénes está todo este poder nuclear? ¡El poder de solo hundir un botón y arrasar con todo vestigio de vida en la tierra! Un arma nuclear es un misil que lleva una ojiva, la cual es una estructura geométrica o cabeza puntiaguda. Dentro de esta estructura va un dispositivo nuclear. Este dispositivo puede liberar energía al dividir el núcleo del átomo que es la composición más pequeña de la materia se libera una gran cantidad de energía que prácticamente destruye todo lo que esté a su alrededor, de forma tal que la invención del arma nuclear es la invención del arma más letal junto con la bomba de hidrogeno. El gran temor es lo que se deriva de esa gran capacidad devastadora de esta arma. El Nuclear Threat Iniciative (es una organización no partidista y sin fines de lucro fundada en 2001 por el exsenador estadounidense Sam Nunn y el filántropo Ted Turner en los Estados Unidos, que trabaja para prevenir ataques catastróficos y accidentes con armas de destrucción masiva y perturbación, especialmente nucleares, biológicas, radiológicas, químicas y de ciberseguridad.) señala que en el mundo hay 13.000 armas nucleares. Rusia es la mayor poseedora, según datos estadísticos tiene alrededor de 6.200 de estas armas heredadas su mayoría de la antigua URSS, pero además la República Rusa ha venido invirtiendo fuertemente en los últimos 20 años en nuevos armamentos nucleares tácticos que permiten ataques a ciudades de mediano tamaño que pueden destruir ciudades urbanas de 250.000 a 500.000 habitantes, sin mayor afectación que esa área urbana de esa ciudad. Esto resulta un arma táctica muy impresionante se puede utilizar en pequeños obuses transportados por tropas de artillería y que en este contexto esto podría hacer que las armas nucleares tengan una mayor capacidad de despliegue y uso en los frentes de combates.

Esto pone a Rusia en una posición privilegiada y preponderancia militar en este conflicto. Debido a que Putin está usando una estrategia clásica de guerra de toma y control del territorio desde una perspectiva envolvente de ataques sobre ciudades especificas en la costa sur ucraniana y el mar negro. Esa estrategia lo que busca es la reunificación completa de la nación ucraniana. Esto le da invulnerabilidad estratégica a Rusia ya que Ucrania no tiene forma de hacerle daño dentro del conflicto bélico. El presidente Selenski ha sido tozudo en llevar a su pueblo al sacrificio y no haber sabido negociar antes de desafiar al tigre siberiano dormido de Rusia. Ahora hace advertencias que si hay una explosión nuclear en la Central nuclear de Zaporiyia sería el fin de Europa.  El segundo país con más armas nucleares es EE. UU con unas 5.500 armas nucleares. Hay 1800 ojivas desplegadas, es decir, están listas para ser disparadas o activadas. Además, EE. UU. Ha sido el único país de disparar un arma nuclear en medio de una guerra en los ataques a Hiroshima y Nagasaki en agosto de 1945 en el marco de la II guerra mundial. China cuenta con 350 armas nucleares, pero denota un crecimiento en desarrollo de armas nucleares en los últimos 5 años. Se dice que al final de la década podría llegar a 1.000 armas nucleares. Lo que busca china es tener esa invulnerabilidad estratégica de guerra para no ser atacado ni por un enemigo o algún país con el cual ahora tiene alianzas, ni por EE. UU. ni la India. Francia tiene 290 armas nucleares y 280 ojivas desplegadas que le permiten pertenecer a este club armamentista. Le sigue el Reino Unido con 225 armas nucleares que le otorgan capacidades excepcionales de combate sobre todo en alta mar, ambas le hacen un contrapeso a Rusia por pertenecer a la OTAN. Dentro de las 9 naciones que pertenecen al club de los más poderosos nuclearmente hablando están Pakistán, India, Corea del sur, e Israel.

Sí el conflicto se generaliza con la capacidad de los oponentes de alrededor de unas 4.000 ojivas en un ataque abierto entre rusia y la OTAN sin contar con los demás países sería el fin de la humanidad, tendría un impacto brutal y los que sobrevivan volverían a la edad de piedra, ya que las armas nucleares destruyen todo lo que hay a su paso. No hay evidencia que los refugios nucleares lleguen a ser efectivos y si después de un ataque de estos se pueda sobrevivir.

Citas al cierre:

 “La marca de un gran gobernante no es su habilidad para hacer la guerra, sino para conseguir la paz”. (Monica Fairview)

“No hay nada que la guerra haya conseguido que no hubiésemos podido conseguirlo sin ella”. (Havelock Ellis)

Mientras estemos vivos… Tomémonos un tinto seamos amigos Café Águila Roja nos patrocina. Sigan siendo felices Jairo les dice.

[1] «Learn About NTI & Preventing Nuclear Dangers | Nuclear Threat Initiative | NTI». www.nti.org. Retrieved 2022-03-05.

Nota: El contenido de este artículo, es libre, espontáneo y de completa responsabilidad del Autor. Jairo Eduardo Soto Molina, Profesor de tiempo completo titular, investigador 1279 (80), Doctor en ciencias Humanas, Par académico MiniCiencias-MEN