Telatiroplena.com, periodismo serio, social y humano.

Por: Alfredo Felipe Martínez Agamez

En el  mes de marzo del presente año, dialogué con el respetado y amigo, médico cirujano, Androcles Puche, en cuyo encuentro, le pedí que me explicará qué podría pasar en Barranquilla con el virus del Covid-19, a lo cual me contesto “se deben tomar las medidas urgentes y necesarias, para blindar la ciudad, cueste lo que cueste, de lo contrario los muertos serían incontables”.

Hoy después de más de 100 días de confinamiento extremo, al igual que muchos barranquilleros, manifiesto en el siguiente articulo cuyo titulo es: ¡Este ‘HP’ Covid-19, me está volviendo loco!, el resumen sintético y objetivo, del sin numero de llamadas y mensajes, que recibo a diario por parte de amigos, familiares, conocidos y vecinos, que expresan sentimiento de zozobra, pánico, miedo, dolor, impotencia, abatimiento, y se encuentran en situaciones muy complicadas, de salud emocional, física, mental, espiritual y  para rematar, la triste y miserable situación económica de algunos.

“Mi querido amigo periodista, los médicos, mal llamados «Héroes» por el Ejecutivo Nacional, ¿»Héroes» de qué?, cuando vemos a nuestros colegas morir contagiados por un virus letal, a los cuales, se les envió a una guerra sin los EPP adecuados, a los que se les contrata fuera de las normas laborales  del código sustantivo del trabajo, y a quienes se les adeudan meses de honorarios por sus dedicados trabajos. Últimamente atacados por la comunidad ignorante de la labor que representa esta bella profesión. ¿»Héroes» de qué señor periodista?”

Jorge Bolaño Barrios, médico anestesiólogo de esta ciudad y gran amigo, con mucha tristeza, preocupado por sus colegas, me envió el anterior párrafo.

Para nadie es un secreto, que la situación económica está muy debilitada, y con las proyecciones del Banco mundial, BID, FMI, CEPAL, OMS,  entre otros organismos internaciones, el panorama para lo que resta del 2020 y 2021, no es para nada alentador. Esto sumado a lo que a diario vemos en los medios de comunicación tradicional y alternativos, con el virus de la corrupción, uno dice: ¡esto es el apague y vámonos!; en Soledad, las noticias nefastas a nivel de estadísticas de pandemia y peleas por el poder entre politiqueros; el Departamento del Atlántico sumido en algo, que por momentos no encontramos explicación a todo lo que se logra percibir; una Barranquilla, imparable en contagios y muertos y una dirigencia gubernamental y política que quieren tapar el sol con las manos; un gobierno nacional que todos los días nos presenta una payasada por los canales de televisión, y que se ha gastado hasta la plata que no había, que hasta los mismos senadores están pidiendo que se explique la gastadera de billete, y el colmo, están pidiendo prestado a los entes internacionales mucha tula. Claro, de la cual yo no he recibido ni un puerquito, ni un chivito.

Por otro lado, la preocupación, que a mis familiares y a mí  nos ataque el sinvergüenza del covid, ya que nadie, ni la EPS ni el estado te dan una pastillita, solo te dicen que te debes confinar. Terrible, sin plata, confinado, sin poder salir, con responsabilidades que uno debe cumplir, ‘no joda’ cualquiera se vuelve loco. Si no pagas el internet y la telefonía móvil te la cortan y por ese motivo te quedas sin teletrabajo.

Una amiga llamada Mari, me llama y con mucha tristeza, me comenta “tengo tres meses que no me gano un peso, no he pagado arriendo, ni servicio, no sé ni que comer, y el ‘hp’ estado no ha llegado”, y como este  caso hay muchos. Sin embargo,   lo que me saca una lagrima y me produce una catarsis interior,  son las noticias repetitivas y nefastas de amigos que han fallecido, o están en cuidados intensivos victimas del covid-19

Esto de la pandemia del Covid-19, dejo y sigue desnudando nuestra cruda realidad, sin egos y sin tapujos, esto esta color de hormiga, sálvese quien pueda en esta selva de cemento.  

¡Este ‘HP’ Covid-19, me está volviendo loco!,