Telatiroplena.com, periodismo serio, social y humano

Por: Madia Muskus

El mes del Patrimonio tiene sus inicios desde 1998 con el decreto 853 del Ministerio de cultura con el fin de celebrar cada segundo domingo del mes de septiembre como el Dia Nacional del Patrimonio Cultural en Colombia. Tomar este mes no resulta ajeno pues existen otras jornadas que se realizan a nivel internacional como la del del ministro de Cultura Francés Jack Lang, quien estableció en 1984 el tercer domingo de septiembre la primera jornada llamada “Journée portes ouvertes dans les monuments historiques” (Jornadas a puerta abierta de los monumentos históricos). Teniendo como precedente esta propuesta fue implementándose en diferentes países de Europa hasta que en el año 1991 estas actividades se consolidaron como las Jornadas Europeas de Patrimonio (“Journées européennes du patrimoine” /” European Heritage Days) con el objetivo de generar conciencia y fomentar la apreciación de la diversidad de legados culturales europeos.

En nuestro país, como parte de la estrategia de salvaguarda que inicia en el año 1997 y con el apoyo de la Ley 397 es establecen las definiciones sobre el Patrimonio y en particular sobre las responsabilidades por parte del Estado frente al Patrimonio cultural de la nación, siendo este constituido por los bienes y valores culturales, convirtiéndose en  un paso importante para el desarrollo de aquellos elementos que son vinculantes frente al patrimonio como: identificación, valoración protección y gestión.

Trenzado Zenu reconocido como patrimonio cultural de Colombia.

Con la celebración del Mes del Patrimonio se abre un espacio dialógico y reflexivo para identificar que es el patrimonio y porque es importante su preservación a pesar de las influencias de la globalización, homogenización de la cultural, procesos de gentrificación, impactos ambientales, trasformaciones urbanas, comportamientos sociales colectivos. Antes estas situaciones antes descritas se hacen necesarios los procesos de fortalecimiento de las identidades culturales siendo identificadas ya como parte de la gestión y la salvaguarda patrimonial.

Resulta importante el tener presente desde un ejercicio trasversal, las diversas miradas integrales e integradas sobre los significados del patrimonio, más allá del concepto polisémico y sus significados, estamos frente a una concepción dinámica del patrimonio cultural inmaterial, siendo este una construcción social; para esto es fundamental un acercamiento sistémico lejos de las hegemonías. Desde la concepción sistémica compleja de la definición del Patrimonio, es importante la apertura de espacios vinculantes de los verdaderos protagonistas del patrimonio que son las comunidades, desde el desarrollo comunitario y los espacios de inclusión, de quienes son los portadores de los saberes y creaciones, de quienes recrean y generan la interacción con la historia y la naturaleza cimentados desde los valores, que constituyen lo que hace parte de la construcción del patrimonio inmaterial.

Nota: El contenido de este artículo, es libre, espontáneo y de completa responsabilidad del Autor.