Telatiroplena.com, periodismo serio, social y humano

Por: Jenniffer Rueda Martínez

Iniciare definiendo cada uno de los términos, consultados en Google.

“Empresa: Entidad en la que intervienen el capital y el trabajo como factores de producción de actividades industriales o mercantiles o para la prestación de servicios”

“Organización: Sistema administrativo creado para lograr metas u objetivos con el apoyo de las propias personas, o con apoyo del talento humano, los recursos disponibles, entre otras”

Después de estudiar estas definiciones y vivir experiencias laborales, puedo decir que una empresa debe nacer con el propósito de pasar por un proceso de crecimiento en todos los aspectos, cuyo resultado sea el transformarse en una organización.

La empresa se enfoca en el rubro, la producción y los resultados, donde solo se aseguran de ganar los altos mandos, con estructuras jerárquicas verticales, medidas cuantitativas, con pensamientos retrógrados, cerrados, radicales, tacaños, y en la mayoría de los casos explotadores. Las personas son vistas como recursos que se usan o desechan de acuerdo a las necesidades, con el mismo valor de las instalaciones físicas, los materiales, la tecnología y el dinero.

Las organizaciones, en cambio, funcionan como sistemas, con la conciencia que lo que beneficie y afecte a uno, impactara positiva o negativamente a todos, donde lo más importante es el talento humano, conformado por personas a los que se les plantean propuestas de trabajos coherentes, dignas y justas, se le valida, motiva y se forma constantemente, con la plena convicción, que si cuento con un equipo de trabajo feliz, se van apropiar desarrollando sentido de pertenencia con la visión y los valores de la organización, dándoles vida y no colgados en la pared para que la auditoria los vea cuando visiten. Se desempeñan funciones para alcanzar un mismo objetivo, ganar-ganar y se da buena administración de los recursos. La organización tiene un orden jerárquico horizontal, que es lineal, nadie es más que nadie, todos cuentan sin importar, cargo, antigüedad, edad, nivel académico: Su pensamiento es flexible para dar lugar a la actualización y la innovación. Es importante el salario económico y el emocional. Se evalúa cuantitativa y cualitativamente.

La sociedad está llena de empresas y carece de organizaciones, por eso tenemos tantos seres humanos infelices, cansados, frustrados, amargados, estresados, enfermos física y mentalmente, que solo encuentran “alivio pasajero” en una incapacidad, cumpliendo con sus trabajos recargados y horarios interminables, por obligación y necesidad y no por satisfacción, lo cual se ve reflejado en la alta rotación y la lejanía de la consecución de los objetivos.

Nota: El contenido de este artículo, es libre, espontáneo y de completa responsabilidad del Autor. Jenniffer Rueda Martínez, Psicóloga