Telatiroplena.com, periodismo serio, social y humano

Por: Esteban David Gallardo Murillo

En los últimos días mucho se ha dicho sobre el delfín que habita en la Asamblea del departamento del Atlántico -Nicolás Petro-, sí el mismo que fue candidato a la Gobernación de un departamento en el que nadie lo conocía impuesto por su padre y respaldado por los peones con los que durante estos últimos años a jugado a hacer política. En definitiva, ha demostrado ser incapaz para defender los intereses de los Atlanticenses que depositaron su confianza en un hombre cuyo mayor logro político es ser parte de la progenie de Gustavo Petro.

En días recientes un nuevo escándalo ha desatado la indignación de muchísimas personas, su fotografía junto al hijo del parapolítico Musa Besaile quien le afirma en la publicación “Esta es tu casa mi hermano”, curiosa frase que nos recuerda a sus innumerables juramentos de no aliarse con clanes políticos, pero queda sin duda en evidencia que la primera casa política que le tiende la mano ha sido suficiente para llamar la atención y la acepción del hoy diputado sin tener en cuenta el historial o pasado político (ético, criminal y judicial) de sus integrantes, queda mucho por esperar del hijo del presidente cuyo accionar no ha sido más que un excepcional ejemplo de hipocresía.

La degradación de los representantes del Pacto Histórico en el Atlántico establece de por si un panorama poco alentador, por una parte, las fotografías del embajador en Venezuela Armando Benedetti con Alex Char y un tercer sujeto que muchos creen pudo ser Máximo Noriega, y en días recientes la fotografía de Nicolas Petro.

Teniendo en cuenta los últimos movimientos que toma la cosa política en estos momentos ya se presenta de forma clara quien será otro de los promotores de la campaña de la precandidata de la Colombia Humana al Concejo de Barranquilla Andrea Vargas y del precandidato a la Gobernación Máximo Noriega.

La representación del Pacto Histórico parece no ser más que una burda piñata llena de gusanos, ya que no solo se ha demostrado la ineptitud de su diputado, también la incompetencia de sus representantes al interior de la Universidad y ahora los cuestionables coqueteos con personajes cuestionables de la política nacional, la pregunta es ¿cuál es el cambio?

Nota: El contenido de este artículo, es opinión y conceptos libres, espontáneos y de completa responsabilidad del Autor.