Miércoles de telatiroplena.com, en los barrios con la comunidad.

El barrio Bella Arena de Barranquilla, nació como muchos en esta ciudad, mediante el método de invasión, la gente que no contaba con una vivienda se asentó en los antiguos predios del matadero.

Cuando se recorren las calles, hay sorpresa total, cuenta hoy con el 80% de sus vías pavimentadas y la comunidad manifiesta que durante 37 años, han trabajado para mejorar las condiciones del sector.

Son 14 manzanas, desde la carrera 1B hasta la calle 42, y desde la carrera 2 hasta la calle 37, sus pequeñas calles conducen a la gran arteria vial, la Murillo, a la altura de Metrocentro.

Hoy este barrio cuenta con un colegio, una iglesia y un centro de atención a la tercera edad, ubicados en todo el centro de la comunidad. Según algunos miembros de la comunidad, el Colegio Octavio Paz, no cuenta con buenos manejos y por ende mal nivel académico.

Para Castor Benítez, líder social y presidente de la Junta de Acción Comunal, afirma que se han solicitado cámaras de seguridad en el sector, para ser ubicadas preferiblemente en la calle 41D con la carrera 1F, ya que esta zona es un paso obligado de los ladrones. Por otra parte, piden que se le haga intervención al parque y la cancha, ya que se encuentran en total abandono. “El servicio de Electricaribe es malo y se ven cables por todos lados”, indicó Benítez

Varios miembros de la comunidad, manifestaron su preocupación por el alto grado de inseguridad que se vive en el barrio, desde las 5 de la mañana operan los ruleteros en moto, que salen en busca de sus presas; Moisés Rangel, es uno de los comerciantes de este barrio y nos contó  “el barrio esta barro, mucho vicio y mala conducta”

Por otro lado, los habitantes que viven pegados al brazo del arroyo Don Juan, manifiestan su preocupación, por la gran cantidad de  roedores y mosquitos que atacan en las viviendas. 

Las alcantarillas, son insuficientes, se tapan y se desbordan afectando la salud de los habitantes, de igual forma, se produce una contaminación ambiental.

Nila Esmeral, habitante que vive pegada al arroyo, manifiesta que las intervenciones que se le hizo a esta parte del caudal, no  quedaron tan bien, y se pueden presentar inundaciones en la época de lluvias.

Sin pelos en la lengua, muchos de los vecinos de este sector, mostraron su descontento, con el comportamiento de jóvenes que oscilan en edades de 16 a 18 años, quienes actúan en clanes o pandillas, el consumo de drogas es mortal, el microtráfico y la atracadera, se vive a diario. Mujeres y hombres muy jóvenes se reúnen en el arroyo a formar sus desordenes.

La señora Concepción Coba, una mujer que en su mirada refleja la tristeza y el dolor, ya que su casa queda en una esquina peligrosa, el arroyo se le ha metido varias veces y le ha llevado todas sus cositas, “pido que me hagan una muralla para que no se me siga metiendo el agua a mi casa, y ahora la puerta de mi casa se ha convertido en una letrina publica, ya que en los últimos arreglos me dejaron un bolsillo, en mi vivienda”

Entre tanto, las personas que viven en la calle 42 con la carrera 1C, piden que se terminen las obras de pavimentación para que se mejoren sus entornos.

Telatiroplena.com, con las comunidades. síganos en las redes sociales. Si le gusta este trabajo periodístico compartalo.

Leave a comment