Telatiroplena.com, periodismo serio, social y humano.

Por: Alfredo Felipe Martínez Agamez

El 21 de noviembre del 2019, se llevó a cabo, en el territorio un gran paro nacional, que en ese momento le reclamaban con mucha fuerza, al gobierno ponerles control a medidas que en su momento atentaban con la dignidad y el desarrollo de las comunidades:

  1. Contra la reforma laboral: gremios afines al gobierno han propuesto reducción del salario para los jóvenes, han dicho que estos solo deberían recibir el 75% del mínimo. También proponen salario diferencial por regiones, contratación por horas y eliminación del salario mínimo.
  2. Contra la Reforma pensional: Los organizadores del paro nacional dicen que se podría dar una eliminación de la pensión cómo derecho de los trabajadores.  Además, argumentan que el gobierno quiere convertir a Colpensiones en un fondo privado y que quieren que haya pensiones por debajo del mínimo a través de los BEPS.
  3. Contra el Holding Financiero: La creación de esta entidad eliminaría el control directo del estado sobre los dineros de las empresas financieras estatales, además habría una masacre laboral en esas entidades.
  4. Contra las privatizaciones: El gobierno podría estar pensando privatizar Ecopetrol, ISA, CENIT, electrificadoras regionales y todas las empresas dónde la participación del estado sea inferior al 50%. El tema de la subasta del espectro radioeléctrico también entra en este punto.
  5. Contra la Corrupción: Al año en el país se roban 50 billones de pesos. Algunos ejemplos de la corrupción en el país son: Odebretch con la Ruta del Sol, Navelena, carrusel de la toga, Reficar, Fedegan y la Universidad Distrital.
  6. Contra el tarifazo nacional: Las tarifas de energía se incrementarán hasta en un 35% para los estratos 4,5 y 6 en el país con el fin de beneficiar a Electricaribe.
  7. Contra la reforma tributaria: Esta pretende rebajar los impuestos a las grandes empresas y multinacionales e imponer más tributos a la clase media y a los trabajadores.
  8. Por un salario mínimo: La exigencia será un salarió mínimo que permita tener una vida digna y que cubra la canasta familiar.
  9. Por el cumplimiento de los acuerdos: Se exige que el gobierno nacional cumpla los acuerdos que firmó con Fecode, los trabajadores estatales y los estudiantes. De la misma manera se pide que cumpla los compromisos con el agro y con los indígenas.
  10. Por la defensa de la protesta social: Según los organizadores del paro, el gobierno busca restringir al máximo la protesta social la cual es un derecho que hay que defender. También buscan criminalizar y estigmatizar a los que protestan.


El asesinato del caudillo liberal, Jorge Eliecer Gaitán, el 9 de abril de 1948, dejó en evidencia una inconformidad de la población, la polarización política y el atropello de las elites oligarcas y el crecimiento de los grupos económicos denominados como plutócratas, desencadenaron una guerra y la conformación de grupos armados al margen de la ley.

El 2020 es atacado por una fuerte pandemia, que deja al desnudo todos los problemas no resueltos y las carencias del presente en la población. Colombia es visto a nivel internacional como el país mas corrupto del mundo por algunos entes investigativos internacionales, la lucha por el poder y la guerra fratricida siempre han estado presentes, la herencia de una cultura “traqueta, mafiosa y contrabandista” hoy nos juega en contra.

El estallido social producido por el gran volcán que siempre ha estado prendido, hoy amenaza con su explosión sin importar los resultados, los jóvenes en Colombia, han perdido el miedo a las amenazas, a la muerte, la rabia de ver que no tienen un presente digno y que mucho menos vislumbran un futuro con oportunidades, los hizo salir a las calles. El florero de Llorente fue “la docena de huevos a 1800 pesos del ex ministro de haciendo Carrasquilla” quien lo expresó con cierto grado de burla e ironía, dio paso para que, en medio del tercer pico alto de la pandemia del COVID, la gente saliera el 28 de abril, a reclamar el retiro de la reforma tributaria presentada por el gobierno, la cual perjudicaba al estrato 4, 3,2, 1, es decir, la clase media y los pobres del país. Pero el paro nacional del 28A, no ha terminado, van 16 días, de fuertes manifestaciones en las calles de las grandes y pequeñas ciudades del territorio nacional, donde a través de las redes sociales se han visto los atropellos y agresiones de la fuerza pública, prácticamente dando muestra de la violencia a los derechos humanos, dejando como saldo, personas muertas, golpeados, mujeres aparentemente violadas, muchos detenidos y jóvenes desaparecidos. Cabe resaltar, que dentro de los manifestantes es posible que existan infiltrados de no se sabe que bando o agrupación para desatar desordenes y daños a los bienes públicos y privados.

Es de suma preocupación, que, en este momento en Colombia, se quiera deslegitimar las protestas y el sentir del pueblo, comparando a los manifestantes y lideres de plantones y protestas como terroristas y vándalos, la orquestación de esos mensajes a quedado en evidencia a través de mensajes en Twitter y del propio gobierno difundido por medios de comunicación tradicionales.   


Seria bueno entender, que este país llamado Colombia, padece una gran pandemia llamada corrupción, la cual es liderada por expertos vándalos de cuello blanco, que pasan por personas de bien, y se han robado el erario de una forma vil y descarnada, y la justicia parece que no les tocará, en ocasiones salen libres por vencimiento de términos, o en otras solo actuaron de buena fe.

El grito de desesperanza, hoy se siente más fuerte, los jóvenes han despertado, ya los mensajes incoherentes y para nada edificantes no los alimentan, ya saben que la población ha sido utilizada por muchos años, maltratada, golpeada, humillada y nunca se han escuchado sus quejas y proposiciones.


Hoy son muchos, pero demasiados temas que generan la inconformidad de la población.

¡El grito de desesperanza por ahora no le vemos que pueda silenciarse!

Nota: El contenido de este artículo, es libre, espontáneo y de completa responsabilidad del Autor