Telatiroplena.com, periodismo serio, social y humano

Por: Redacción

La FILSAI 2021 se despide de la Divina Providencia y Santa Catalina, luego de una semana dedicada a congregar las voces y recorrer las experiencias comunitarias en medio del contexto del proceso de reconstrucción que marca el renacer de la nueva narrativa desde las islas. Con el slogan “Taak to me”, háblame, cuéntame, así se contaron las historias, así la comunidad raizal escuchó la construcción de este relato, de esta movilización del pensamiento y las posibilidades de la palabra, del arte, la poesía, las artes escénicas, el periodismo, la narración oral, las notas musicales que, recorriendo la isla, creando una narrativa del corazón inmersa en una poética de la solidaridad.

Durante 4 intensos días, los residentes de la divina Providencia, no solo escucharon las voces de los invitados, también contaron sus propios relatos, 4 fugaces días que pasaron al galope como una rápida carrera de caballos en la orilla de un majestuoso mar.

La filósofa e historiadora Diana Uribe durante una emotiva presentación habló de su más reciente libro, Revoluciones, un relato completo, profundo sobre las revoluciones que han puesto de cabeza a la sociedad. El reconocido cronista del Caribe, Alberto Salcedo Ramos, compartió con los niños de la isla parte de su conocimiento dictando talleres y al lado de la periodista radicada en Santa Catalina, Amparo Pontón, reflexionaron acerca del sagrado compromiso del periodismo con la comunidad.  

El poeta indígena Fredy Chicangana realizó lecturas de sus poemas ancestrales.  Jazmín Jasdanwala, artista escénica de la India, en una emotiva presentación de la obra La Loba, se robó el corazón de los isleños.  El actor y director escénico, Jairo, el Negro Vergara compartió con los pequeños sus conocimientos sobre las artes marciales, el teatro y el yoga, sus talleres fueron de los más solicitados por los pequeños. 

La sinfonía de voces, de propuestas que visitaron Providencia y Santa Catalina, que compartieron con los niños, con los estudiantes, con el público en general, que disfrutó de esta narrativa de la resistencia, llegaron para quedarse en el recuerdo, en la esperanza del reencuentro.

Capítulo aparte merece el encuentro en Santa Catalina de nuevas voces, Monique Schoch, Arelys Fonseca, Claudia Aguilera y María Providencia, bajo el Mismo cielo, ese cielo de mujeres que narraron su territorio, en un emotivo recital en donde se recordó el paso del huracán, donde lograron exponer las heridas que aún están abiertas, su dolor, para congregarse frente a la palabra sanadora. Cada uno de los conversatorios, cada charla, cada recital, cada taller significó las mil y una posibilidades de la cercanía, del compartir, de la construcción colectiva del sueño, de la sanación.   

La docente e investigadora, Ana Márquez, presentó su libro  Entre la tierra y el mar,  obra  que ahonda entre  los  secretos culinarios y los sabores del archipiélago, el escritor y docente Martin Pomare, presentó su novela, Clamor de las islas,  Edgar Jay Stephens; Hazel Robinson Johana Aguado;  Lolia Pomare;  el cubano Aldo Méndez, el español, Quico Cadaval, la editora Zoila Sotomayor, el artista escénico Manuel Sánchez,  Sophía Peña, Samarys Polo; Carlos López, Marcela Piamba; Yadira Ferrer; Milciades Arévalo;  Carlos José Moreno; Luis Esteban Cuervo;  completaron el grupo de nautas del sueño, de participantes en los talleres y las charlas, los conversatorios presenciales y virtuales, las puestas en escena, las revistas orales y demás posibilidades del arte, de la cultura, que se compartieron durante 4 días con una comunidad que escuchó y disfrutó atenta, que fue cordial y amable, pero sobre todo una gran anfitriona.   

La FILSAI fue posible gracias al apoyo de la Universidad Nacional Sede Caribe, la Alcaldía del Municipio de Providencia y Santa Catalina, su personal de bibliotecarias y ludotecarias, el Ministerio de Cultura, el Centro Cultural del Banco de la República, la Casa Editorial Welcome, la Cámara Colombiana del Libro, Radio Nacional, la Red de Ferias del Libro, Sweet Island, Cajasai y Coralina. A los aliados de siempre Luneta 50 y Asociación Cecreas.

La FILSAi continúa edificando el paisaje literario, sonoro y cultural de este maritorio que bordea esta orilla del Caribe insular, más que un evento, es un canto de resistencia y solidaridad.