Telatiroplena.com, periodismo serio, social y humano

Por: Alfredo Felipe Martínez Agamez

Estando en mi oficina, trabajando en la actualización de la página web telatiroplena.com, y alimentándome del contexto tóxico que vive nuestro país y el mundo, en torno a temas noticiosos; recibí la llamada de Germán Cervantes, el escritor del libro: –Una vida exitosa–, invitándome a una caminata que él y un grupo de amigos realizan casi todos los fines de semana por algún lugar del departamento del Atlántico y Colombia. Me explicó que ellos salen a caminar por senderos, caminos y a encontrarse con la propia y fascinante naturaleza, “Me gustaría que fueras, se que te gustará, es una actividad única y es una forma de equilibrar la mente, el cuerpo y el espíritu” afirmó Germán.

No lo pensé, dos veces y de una le respondí que sí. Me levanté muy temprano el domingo, metí en mi mochila mis hierros de trabajo y salí rumbo al encuentro con los trocheros caminantes. Me recogieron en la vía al mar en la bomba de combustible de la Porto Azul, me tomé un café y de una la vans frena y me embarco a la gran aventura.

Llegamos al municipio de Juan de Acosta, a la cancha de fútbol, ahí conocí al resto de valientes y motivados caminantes, hombres y mujeres muy amables y cordiales, quienes con su calidez me dieron la bienvenida. Les informé que yo estaba para vivir la experiencia y hacer un trabajo periodístico.

Ellos hacían calentamiento, una señora me dio una botella de agua, otro me dio bocadillo y comenzamos la travesía desde Juan de Acosta hasta el corregimiento de Sibarco en jurisdicción de Baranoa.

Durante, todo el camino, hablé con varios de ellos, tome fotos, hice videos, y sobre todo disfrute de una experiencia maravillosa. Fue encontrarme conmigo mismo, la actividad del senderismo, es un deporte, pero donde tú no compites con nadie, donde requieres tener excelente estado físico, concentración, estar atento, alerta, se práctica la observación también la supervivencia, es sin lugar a dudas un ejercicio para sanar la mente, ya que el solo hecho de tener ese contacto con la naturaleza te da una especie de paz y mucha alegría.

“Caminar por estos senderos, es ponerle alas al alma, es llenarse de vida, es alimentarnos de energía positiva que solo lo da la naturaleza, yo tengo más de 20 años de estar practicando esto, y la verdad hace parte de mi vida” puntualiza Germán Cervantes.

Me sorprendió, que una de las mujeres del grupo, tiene 30 años de estar caminando, varios señores pasan de 70 años, pero la vitalidad, la fortaleza y el amor por este deporte es impresionante.

En Barranquilla y en Colombia, viene creciendo poco a poco esta actividad, es recomendada, para mejorar o eliminar varias enfermedades del cuerpo y de la mente, o al menos para mejorar la calidad de vida, es lo que pude captar en todo el trayecto.

Quedé perplejo, cuando llegamos al punto final del recorrido, habíamos terminado la bobadita de 16 kilómetros, y una vez en la meta, los integrantes del grupo, reían, celebraban su nueva hazaña, brindaban con unas cervezas y de una se fijaban nuevos retos. La próxima caminata.

Mi querido lector, yo le invito para que busque su grupo, e inicie su Ruta Positiva para caminar, le aseguro no se arrepentirá.

Nota: El contenido de este artículo, es libre, espontáneo y de completa responsabilidad del Autor.