Telatiroplena.com, periodismo serio, social y humano

Por: Jennifer Rueda Martínez

Sin lugar a dudas la noticia más estremecedora durante la ultima semana ha sido los hechos que se desarrollan en Afganistán, tras la toma de poder de los Talibanes y todo lo extremista, radical, fanático y absurdo de sus creencias y prácticas, en especial contra el género femenino. 

Revise la publicación de “las 29 prohibiciones de los talibanes imponen a las mujeres”, y si es algo realmente espeluznante, pero a veces pasa con este tipo de noticias que toda nuestra atención se enfoca en ese espacio donde están ocurriendo los hechos y nos alarmamos y escandalizamos, corriendo el riesgo de pensar que somos afortunadas de vivir en otro pais diferente a Afganistán, porque creemos que porque como mujeres podemos hacer algunas cosas diferentes que hasta vemos como “privilegios”. Pues no, lo de Afganistán es el mismo patriarcado, machismo y discriminación al genero femenino que se da en absolutamente todas las partes del mundo, incluyendo Colombia por supuesto, solo que llevado a lo extremo de lo humanamente increíble y que este escrito en un papel lo cual lo hace legalmente aceptable.

Frases insoportables como: “Calladitas se ven más bonitas”, “es que esa es la naturaleza de los hombres y no la pueden cambiar”, “Con esa forma de vestir que después no se queje si le faltan al respeto”, “ella se lo buscó”, “tenía que enseñarla”, “para que aprenda a respetar”, “que sepa quien es el que manda”, “la labor de la mujer es cuidar la casa y los hijos”, “si los niños se pierden es su responsabilidad”, entre otras tantas, hacen parte del lenguaje de los opresores que habitan en la cotidianidad de muchos hogares, y si, en todos los países también te mandan a cambiar de ropa porque estas muy “mostrona”, y también se dan los azotes, las palizas, los abusos y los asesinatos a las mujeres, porque si, porque no, o porque se les dio la gana, o “porque se lo merecía”.

A continuación, aprovecho para mencionarte los tipos de violencia que existen contra las mujeres y que muchos de ellos se toleran como algo normal dentro de una convivencia en pareja, en el ámbito laboral o social, lo cual hace que pasen peligrosamente desapercibidos.

1. Violencia psicológica

El maltrato psicológico constituye una forma de abuso más sutil y difícil de percibir, pero no por eso menos traumático para las mujeres que lo padecen. Es toda conducta activa u omisiva ejercida en deshonra, descrédito o menosprecio al valor o dignidad personal, tratos humillantes, vigilancia constante, aislamiento, marginalización, negligencia, abandono, celotipia, comparaciones destructivas, amenazas y actos que conllevan a las mujeres víctimas a disminuir su autoestima, a perjudicar o perturbar su sano desarrollo y a la depresión e incluso al suicidio.

2. Violencia sexual

Es toda conducta que amenace o vulnere el derecho de la mujer a decidir voluntaria y libremente su sexualidad, comprendiendo ésta no sólo en el acto sexual, sino toda forma de contacto o acceso sexual, genital o no genital, tales como actos lascivos violentos o acceso carnal violento o la violación propiamente dicha. Incluye el uso de la fuerza o intimidación dentro del mismo matrimonio o de otras relaciones vinculares o de parentesco, exista o no convivencia, así como la prostitución forzada, explotación, esclavitud, acoso, abuso sexual y trata de mujeres.

3. Violencia patrimonial y económica

Se considera violencia patrimonial y económica toda conducta activa u omisiva que directa o indirectamente, en los ámbitos público y privado, esté dirigida a ocasionar un daño a los bienes muebles o inmuebles en menoscabo del patrimonio de las mujeres víctimas de violencia o a los bienes comunes. También la que se dirige a ocasionar un menoscabo en los recursos económicos o patrimoniales de la mujer, a través de la perturbación de la posesión, tenencia o propiedad de sus bienes, pérdida, sustracción, destrucción, retención o distracción indebida de objetos, instrumentos de trabajo, documentos personales, bienes, valores y derechos patrimoniales. Incluye todo acto que genere limitaciones económicas encaminadas a controlar sus ingresos, o la privación de los medios económicos indispensables para vivir.

4. Violencia simbólica

Es la que se ejerce a través de patrones estereotipados, mensajes, valores, íconos o signos que transmiten y reproducen relaciones de dominación, desigualdad y discriminación en las relaciones sociales que se establecen entre las personas y naturalizan la subordinación de la mujer en la sociedad.

5. Acoso u hostigamiento

Es toda conducta abusiva y especialmente los comportamientos, palabras, actos, gestos, escritos o mensajes electrónicos dirigidos a perseguir, intimidar, chantajear, apremiar, importunar, vigilar a una mujer, y que atenten contra su estabilidad emocional, dignidad, prestigio, integridad física o psíquica, o que puedan poner en peligro su empleo, promoción, reconocimiento en el lugar de trabajo o fuera de él.

6. Violencia doméstica

Aquella conducta activa u omisiva, constante o no, de empleo de fuerza física o violencia psicológica, intimidación, persecución o amenaza ejercida contra una mujer por un integrante del grupo familiar, persona con quien mantiene o mantuvo relación de afectividad, ascendientes, descendientes, parientes colaterales, consanguíneos y afines, independientemente del espacio físico donde ésta ocurra, y que dañe la dignidad, el bienestar, la integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial, la libertad, comprendiendo la libertad reproductiva y el derecho al pleno desarrollo de las mujeres. Incluye las relaciones vigentes o finalizadas, no siendo requisito la convivencia.

7. Violencia laboral

Es la discriminación hacia la mujer en los centros de trabajo públicos o privados que obstaculicen su acceso al empleo, ascenso o estabilidad en el mismo, tales como exigir requisitos sobre el estado civil, maternidad, la edad, la apariencia física o buena presencia, o la solicitud de resultados de exámenes de laboratorios clínicos, que supeditan la contratación, ascenso o la permanencia de la mujer en el empleo. Constituye también discriminación de género en el ámbito laboral quebrantar el derecho de igual salario por igual trabajo. Así mismo incluye el hostigamiento psicológico en forma sistemática sobre una determinada trabajadora con el fin de lograr su exclusión laboral.

8. Violencia obstétrica

Se entiende por violencia obstétrica la apropiación del cuerpo y procesos reproductivos de las mujeres por personal de salud, que se expresa en un trato deshumanizador, en un abuso de medicalización y patologización de los procesos naturales, trayendo consigo pérdida de autonomía y capacidad de decidir libremente sobre sus cuerpos y sexualidad, impactando negativamente en la calidad de vida de las mujeres.

9. Violencia mediática

Aquella publicación o difusión de mensajes e imágenes estereotipados a través de cualquier medio masivo de comunicación, que de manera directa o indirecta promueva la explotación de mujeres o sus imágenes, injurie, difame, discrimine, deshonre, humille o atente contra la dignidad de las mujeres, así como también la utilización de mujeres, adolescentes y niñas en mensajes e imágenes pornográficas, legitimando la desigualdad de trato o construya patrones socioculturales reproductores de la desigualdad o generadores de violencia contra las mujeres.

10. Violencia institucional

Son las acciones u omisiones que realizan las autoridades, funcionarios y funcionarias, profesionales, personal y agentes pertenecientes a cualquier órgano, ente o institución pública, que tengan como fin retardar, obstaculizar o impedir que las mujeres tengan acceso a las políticas públicas y ejerzan los derechos previstos en las leyes para asegurarles una vida libre de violencia.

Dicho esto, solo me queda agregar que todas somos afganas y que, aunque estamos recorriendo el camino lento y pedregoso por defender nuestros derechos, aún falta mucho y más que demasiado para declararnos libres, pero primero hay que empezar a derribar las barreras mentales que nosotras mismas nos colocamos, permitimos o aceptamos, mientras exista una sola mujer esclavizada en el mundo, todas las demás estamos siendo sometidas.

Fuentes:

Las 29 prohibiciones de los talibanes imponen a las mujeres, Revolutionary Association of the Women of Afghanistan (RAWA), ABC Internacional y Elsa Alcalá.

Coomeva, Violencia contra las mujeres: conoce los diez tipos más comunes, 2020.

Nota: El contenido de este artículo, es libre, espontáneo y de completa responsabilidad del Autor.